24.8.11

Declaran desierto el Premio Nacional de Libro Infantil 2011


Papalote.


"¿Acaso los niños no merecen la mejor de las literaturas?, le contestaría Ken Kimura a algún desprevenido periodista. Ese no es el caso para el Premio Nacional de Libro Infantil Ciudad de Bogotá, 2011, que han declarado desierto ayer. Y es que la literatura infantil está en auge, pero se ha pecado por el total desconocimiento de cómo hacer un buen libro para niños. No lo digo yo, lo dicen los jurados, cuando afirman en el fallo:

El jurado encuentra que, en términos generales, las obras participantes demuestran un profundo desconocimiento de la literatura, la literatura infantil y la infancia.

Y siguen,

En la gran mayoría de las obras predomina una concepción de la infancia que menosprecia y demerita las capacidades del niño como sujeto y lector crítico.

Con esto bastaría para compadecernos de los jurados al leer desesperanzados, pero continuan diciendo,

Abunda la obviedad, el lugar común, el uso del lenguaje infantilizado.

Y más,

Se debe señalar, además, los recurrentes errores de ortografía y de sintáxis, lo cual demuestra, desafortunadamente, que la literatura infantil se asume como un género menor tratado con ligereza y evidente falta de rigor.

Ah...pero aquí no para el asunto. Con cierta rabia por la falta de calidad, (imagino sus rostros mirando las orillas de tantas hojas para quemar), nos comentan,

Se debe anotar, adicionalmente, que en los trabajos de ilustración se evidencia ausencia de profesionalismo.

Oh, y luego decimos que los niños se corrompen en la calle ¡¡¡¡