22.1.10

El olvidado Tesla


Tesla iluminado.

¿Recuerdan aquella película llamada El prestigio o, como fue nombrada en latinoamérica, El truco Final? Scarlett Johansson inolvidable, como en todas sus películas. Hermosa, seductora. En la película una de las figuras que aparecen subterfugiamente es Nikola Tesla. Aquel creador de la corriente alterna. A veces se me olvida que lo tuve que ver constantemente en mi carrera. A veces, simplemente, se me olvida que soy ingeniero. Aparece ahora una "biografía novelada", escrita por Margaret Cheney, en la editorial Turner. Aquí el comienzo del libro:


I
UN MODERNO PROMETEO



A las ocho en punto un caballero de noble aspecto, entrado ya en la treintena, sigue los pasos de un camarero hasta la mesa que normalmente ocupa en el Palm Room del hotel Waldorf-Astoria. Con disimulo y a despecho de la privacidad que busca el renombrado inventor, la mayoría de los comensales se queda mirando a ese hombre de buena estatura, delgado y bien arreglado.

En su mesa, y como de costumbre, dieciocho impolutas servilletas de lino. Hacía tiempo que Nikola Tesla había renunciado a analizar su debilidad por los números divisibles por tres, la morbosa repulsión que le inspiraban los microbios o, ya puestos, el tormento que representaban las innumerables e inexplicables obsesiones que lo reconcomían.

Distraído, desdobló una tras otra las servilletas y procedió a frotar los ya relucientes cubiertos de plata y las copas de cristal, dejando una pequeña montaña de tela almidonada encima de la mesa. A medida que le presentaban los platos, calculaba mentalmente el volumen del contenido de cada uno antes de dar el primer bocado; si no lo hacía, no disfrutaba de la comida.

Quienes acudían al Palm Room con el único propósito de observar al inventor quizá reparasen en que no miraba la carta. Como siempre, le habían preparado de antemano el menú, siguiendo las indicaciones que había dado por teléfono, y no se lo servía un camarero, sino el maestresala en persona.

Mientras el joven serbio cenaba sin mucha hambre, William K. Vanderbilt se acercó un momento para afearle que no ocupase con más frecuencia el palco de su familia en la ópera. Al poco de haberse alejado, un caballero con aspecto de intelectual, barba a lo Van Dyke y unas gafas de cristales al aire, se acercó a la mesa de Tesla y lo saludó con sincero afecto. Aparte de dirigir una revista y escribir poesía, Robert Underwood Johnson era un hombre que buscaba ascender en la escala social, un vividor bien relacionado.

1 comentario:

Horwendil Amlteh dijo...

tesla... lo recuerdo de "coffe and cigarettes" de jim jarmusch.
le recomiendo esa peli.